7 oct. 2012

Blancanieves, la cocina y una manzana envenenada





Versión de Blancanieves (Adulta y recomendada)




Versión clásica de Blancanieves (Infantil)


Blancanieves, la cocina y una manzana envenenada

Blancanieves (en alemán, Schneewittchen) es el personaje central de un cuento de hadas mundialmente conocido. La versión más conocida es la de los hermanos Grimm. La versión típica tiene elementos como el espejo mágico y los siete enanos o duendes. En algunas versiones, los enanitos son ladrones y el diálogo con el espejo se hace con el sol o la luna.

He aquí una historia de Hadas basada en una historia real

Érase una vez una reina que, cosiendo junto a su ventana, se pinchó en el dedo y vio como la sangre cayó en la nieve. Fue entonces cuando deseó tener una hija con la piel tan blanca como la nieve, los labios rojos como la sangre y el pelo negro como el ébano. Y su deseó se cumplió, naciendo la princesa Blancanieves. Pero, la reina murió después de dar a luz y el rey se casó con una hechicera poderosa que tenía un espejo mágico.
La reina hechicera solía preguntarle a su espejo una pregunta cada día:

“Espejito, espejito, ¿quién es en la Tierra la más bella de todas?”

Y él contestaba:

“Tú, mi reina, eres la más bella de todas.”

Pero, cuando Blancanieves cumplió diecisiete años era tan bonita como el día y la reina le preguntó a su espejo, éste respondió:

“Reina, estás llena de belleza, es cierto, pero Blancanieves es más bella que tú y nunca podrás cambiar eso.”

La reina, celosa, ordenó a un cazador asesinar a Blancanieves en el bosque y, para asegurarse, le exigió que le trajera el corazón de la niña. El cazador se arrepintió, la dejó escapar y le llevó a la reina el corazón de un ciervo joven (que luego fue cocinado por el cocinero real y comido por la reina). En el bosque, Blancanieves descubrió una pequeña casa que pertenecía a siete enanos y decidió entrar para descansar. Allí, éstos se apiadan de ella:

Si mantienes la casa para nosotros, cocinas, haces las camas, lavas, coses, tejes y mantienes todo limpio y ordenado, entonces puede quedarse con nosotros y tendrá todo lo que quiera.

Le advirtieron, eso sí, que no dejara entrar a nadie mientras ellos estuvieran en las montañas. Mientras tanto, la reina le preguntó a su espejo una vez más quién era la más bella de todas y, horrorizada, se enteró de que Blancanieves no sólo estaba viviendo con los enanos, sino que seguía siendo la más bonita de todas.

La reina usa tres disfraces para tratar de matar a Blancanieves mientras los enanos están en las montañas. En primer lugar, disfrazada de vendedora ambulante, la reina ofrece a Blancanieves coloridas cintas para el cuello, Blancanieves se prueba una pero la reina la aprieta tan fuertemente que Blancanieves cae desmayada, haciéndole pensar a la reina que está muerta. Blancanieves es revivida cuando los enanos le retiran la cinta de su cuello.

A continuación, la reina se disfraza de persona mayor que vende peines y le ofrece un peine envenenado a Blancanieves. Aunque Blancanieves se resiste a que la mujer le ponga el peine, ésta logra ponérselo a la fuerza y Blancanieves cae desmayada. Cuando llegan los enanos de las montañas le quitan el peine y se dan cuenta de que no alcanzó a clavárselo en la cabeza sino que solo la rasguñó.

Por último, la reina prepara una manzana envenenada, se disfraza como la esposa de un granjero y le ofrece la manzana a Blancanieves. Cuando ella se resiste a aceptar, la reina corta la manzana por la mitad, y se come la parte blanca y le da la parte roja y envenenada a Blancanieves. Ella come la manzana con entusiasmo e inmediatamente cae en un profundo sopor. Cuando los enanos la encuentran, no la pueden revivir. Aun manteniendo su belleza los enanos fabrican un ataúd de cristal para poder verla todo el tiempo.
El tiempo pasa y un príncipe que viaja a través de la tierra ve a Blancanieves en el ataúd. El príncipe está encantado por su belleza y de inmediato se enamora de ella. Este le ruega a los enanos que le den el cuerpo de Blancanieves y pide a sus sirvientes que trasladen el ataúd a su castillo. Al hacerlo se tropiezan en algunos arbustos y el movimiento hace que el trozo de manzana envenenada atorada en la garganta de Blancanieves se caiga haciéndola despertar. El príncipe luego le declara su amor y pronto se planea una boda.
La vanidosa reina, creyendo aún que Blancanieves está muerta, pregunta una vez más a su espejo quién es la más bella de la tierra y, una vez más, el espejo la decepciona con su respuesta:

"Tú, mi reina, eres bella, es cierto; pero la joven reina es mil veces más bella que tú."

Sin saber que esta nueva reina era, de hecho, su hijastra, la reina es invitada al matrimonio de un príncipe de un país vecino, cuando se da cuenta que la nueva reina es la princesa Blancanieves, la reina-hechicera se asusta y se desespera tratando de pasar desapercibida. Sin embargo el príncipe y Blancanieves la ven. Blancanieves la reconoce y le cuenta al príncipe todo lo que la aquella le hizo. Como castigo por sus malos actos, el príncipe, ahora rey, manda a confeccionar un par de zapatos de hierro que son calentados al fuego hasta quedar rojos. Luego obliga a la reina a ponérselos y bailar hasta que cae muerta.

El tema del espejo que habla

La principal prueba de que Blancanieves sería natural de la ciudad de Lohr es el “Espejo Mágico que hablaba”. El impresionante y rico espejo de 1,60 metros de altura aún se puede admirar en el museo del Spessart, en el castillo de Lohr que perteneció a los padres de Blancanieves. El espejo procede de la Manufactura de Cristal de Lohr, fundada en 1698, que adquirió fama y prestigio en toda Europa, no sólo por su delicada y refinada artesanía, sino porque las materias primas que utilizaba para la fabricación del vidrio procedían - además de la propia región- también de España. En efecto, el carbonato sódico, conocido como ceniza de soda o sosa, era importado de Alicante, a orillas del Mediterráneo español.
El espejo fue un regalo del padre de Blancanieves a su segunda esposa y hablaba como muchos de los espejos fabricados en Lohr, sobre todo por las leyendas que figuraban en sus marcos, especialmente, a través de sus aforismos, pero también por sus curiosas propiedades acústicas, que hacen que, al hablar cerca de él, la reverberación haga que resuenen las palabras.

El tema de la manzana envenenada

Respecto a “la manzana envenenada”, la investigación de Bartels ha descubierto, citando bibliografía competente en la cual se describe el veneno, que la mitad de la manzana fue sumergida por la malvada madrastra en zumo de belladona, fruto que se encuentra también en el Spessart. Sus bayas contienen la Atropa Belladona utilizada, incluso a día de hoy, en medicina. Su narcótico produjo en Blancanieves una rigidez tal como si hubiera fallecido.

Retroenlace

Blog Le Noble Desarrollos gastronómicos






Blog La cultura gastronómica

Ciervo - Manzana

Blog Personajes relacionados con la cocina

Jacob Grimm 
Wilhelm Grimm


Fuentes

Video

6 oct. 2012

La bella durmiente, antropofagia, violación, infidelidad y un cocinero escrupuloso


Versión moderna de la bella durmiente (Adulta)


Versión clásica de La Bella durmiente (Infantil)

Aunque Ud. no lo crea, he aquí la historia

La Bella Durmiente es un cuento de hadas popular europeo nacido de la tradición oral, las versiones más conocidas son las escritas por Charles Perrault en su libro "Cuentos de Mamá Ganso" publicado en 1697: "Belle au Bois Dormant" (La Bella Durmiente del Bosque) y la de los Hermanos Grimm "Dornröschen" (Bella Durmiente). La versión europea primigenia es la que está registrada en el Pentamerone de Giambatista Basile (1636) La historia se llama "Sol, la Luna y Talia" y forma parte del libro póstumo de Basile, también llamado "El cuento de los cuentos", del mismo estilo que el Decamerón de Boccacio, pero con una historia más parecida a "Las Mil y Una noches"

La versión original: Talía, Sol y Luna

La primera versión data de 1636 y fue escrita en Italia por Giambattista Basile, bajo el título “Sol, Luna y Talía”, que formó parte de una colección de cuentos titulada “Pentamerone”. En ella se explica la historia de Talía, la hija de un gran rey, que corre el riesgo de pincharse con una astilla envenenada oculta entre lino, según advierten sabios y astrólogos. El rey decide prohibir la entrada de lino a palacio y esto evita que la princesa sufra ningún percance hasta que, siendo adolescente, encuentra una rueca para hilar lino y se clava una astilla bajo la uña, cayendo muerta.
El rey, afligido por la pérdida e incapaz de enterrarla, deposita el cadáver de su hija sobre una tela de terciopelo, cierra el palacio y lo abandona. Un noble que suele cazar en el bosque sigue a su halcón, que le lleva al palacio abandonado, donde halla a la princesa. Enseguida queda prendado por su belleza y, no contento con besarla, tras intentar despertarla, mantiene relaciones sexuales con ella.
Nueve meses después la princesa Talía, aún durmiente, da a luz a dos gemelos, un niño y una niña cuyos nombre son Son y Luna. Los niños son cuidados por las hadas, que acompañan a la princesa mientras duerme. Un día el niño trata infructuosamente de cogerse al pecho de su madre, encontrando finalmente su dedo. Empieza a chuparlo y logra, casualmente, extraer de su piel la astilla envenenada. En ese preciso momento Talía recupera el conocimiento. Pasa el tiempo y el noble, recordando los “buenos momentos” vividos con la muchacha durmiente decide acudir de nuevo a palacio. Para su sorpresa, la princesa está despierta y además no está sola, sino que la acompañan sus dos criaturas. El noble se da cuenta de que son sus hijos y así se lo explica a Talía, que lejos de enfadarse decide iniciar una relación con él. La pareja pasa una semana de romance y entonces el noble se marcha, sin mencionar que el motivo de ello es el obligado retorno con su esposa. Entonces el noble menciona en sueños los nombre de Talía, Sol y Luna y con ello la esposa del noble se entera de todo, conociendo así la existencia del palacio, de la princesa que en él vive y de los hijos bastardos de su marido. Enfadada hasta más no poder, hace secuestrar a Sol y Luna, que acaba entregando al cocinero, dando la orden de degollarlos y de hacer con su carne un sabroso plato. El cocinero, como todo cocinero de cuento que incluya antropofagia (Blanca nieves, por ejemplo), esconde los niños y mata unos cabritos en su lugar.


La esposa decide quemar viva en la hoguera a Talía, también capturada. En el momento de llegar a la hoguera, Talía solicita poder quitarse primero sus prendas más delicadas, a lo que la mujer accede. Con cada prenda que se quita emite un grito de dolor. Sonidos que el noble acaba oyendo. La esposa le explica a su marido que Talía ha sido quemada en la hoguera y que, durante la comida,


“--Oye mi amor, qué rica estuvo la cena.

--Cómetelo todo querido, te comes lo tuyo.”


Es decir, a sus hijos. En ese instante el noble ordena que su esposa, el secretario y el cocinero sean quemados también en la hoguera.
Sin embargo, Talía no llega a quemarse y el cocinero le explica que no ha sido capaz de hacer daño a los niños y que los ha sustituido por carne de cabra.
El noble y la princesa Talía se casan y el cocinero recibe el título de tesorero real.

En resumen y comprimiendo, hermoso cuento infantil!!!!!!!

Aquí la versión para niños, que difiere mucho del original

Fuentes

Retroenlace

Blog Le Noble, Desarrollos gastronómicos
Blog Citas culinarias
Cabras

Blog La Cultura gastronómica
Cabras

Blog Personajes relacionados con la cocina
Charles Perrault 
Jacob Grimm 
Wilhelm Grimm


Video

La verdadera historia de una cocinera llamada Cenicienta



Un poco de mentira que estamos acostumbrados a creer, versión Walt Disney

Ahora la verdad de los libros!!!
Traducción de Juan Luis Dammert sobre la versión recogida por los hermanos Grimm en 1857 o lo que es lo mismo LA HISTORIA REAL DE CENICIENTA!!!!!!!


La esposa de un hombre rico se enfermó y cuando sintió que su fin estaba cerca, llamó a su única hija junto a su lecho de muerte y le dijo: "querida hija, debo irme, pero cuidaré de ti desde el cielo. Te ayudaré cuando me necesites. Solo mantente piadosa y buena". Cuando dijo esto, cerró los ojos y murió. 

La niña iba a la tumba de su madre todos los días, y se mantuvo buena y pía. Llegó el invierno y la tumba se puso blanca de nieve; para cuando la primavera derritió la nieve, el hombre rico ya se había casado con otra mujer. 

Ella trajo dos hijas a la casa, junto con ella. Eran lindas, con lindas caras, pero malvadas y de corazón sombrío. Los tiempos se pusieron muy malos para la pobre hijastra. 

Qué hace esta inútil en el mejor cuarto de la casa, dijo la madrastra, que se vaya a la cocina. Y si quiere comer, tiene que ganárselo, que sea nuestra sirvienta. 

Le quitaron sus bonitos ropas y le dieron a cambio un viejo vestido gris y unos zapatos de madera, burlándose de ella, llevándola a la cocina. La pobre niña tuvo que hacer los trabajos más difíciles; tenía que levantarse antes del amanecer, cargar agua de la fuente, hacer el fuego, cocinar y lavar. Para colmo de males, sus hermanastras la ridiculizaban, y mezclaban alverjas con lentejas en las cenizas, y ella tenía que pasar todo el día escogiéndolas. En la noche, cuando estaba cansada, no había cama para ella y tenía que echarse junto a la chimenea, en las cenizas. Porque siempre andaba sucia de polvo y ceniza, la empezaron a llamar Cenicienta. 

Un día el padre se iba a ir a la feria del pueblo, y preguntó a las hijastras qué cosa querían que les trajera. 


-Lindos vestidos, dijo una 

-Joyas y perlas, dijo otra 

- ¿Y tú Cenicienta, qué cosa quieres? 

- Padre, tráeme la primera ramita que roce tu sombrero a la hora del regreso. 


Así, el padre compró lindos vestidos, perlas y joyas para sus hijastras. En el camino de regreso a casa, mientras cabalgaba por una quebrada, una rama de avellano le rozó la cabeza, echando a volar su sombrero. Entonces rompió la rama y la llevó con él a casa. Dio los regalos a las hijastras, y a Cenicienta le dio la ramita cortada. 

Cenicienta le agradeció, y fue a la tumba de su madre. Ahí plantó la ramita, y lloró tanto que sus lágrimas cayeron sobre ella y la regaron. La ramita creció y se convirtió en un bello árbol. 

Cenicienta iba a su árbol tres veces al día, para llorar y rezar. Una paloma blanca se paraba cada vez en el árbol, y cada vez que Cenicienta pedía un deseo, la paloma le alcanzaba lo que ella había pedido. 

Entonces, por esos tiempos, sucedió que el rey anunció una gran fiesta de tres días, con baile, donde el príncipe escogería una novia entre todas las chicas que fuesen invitadas. Cuando las dos hermanastras escucharon que ellas habían sido invitadas, se alegraron mucho. 


Llamaron a Cenicienta y le ordenaron: 


-Cenicienta, péinanos. Lustranos los zapatos y ponnos cintas en el pelo. Nos vamos al baile en el palacio del rey. 

Cenicienta obedeció, pero llorando, porque ella también quería ir a la fiesta. Le rogó a la madrastra que le diera permiso para ir. 


- Tú, Cenicienta? dijo la madrastra. Tú? Toda sucia y cubierta de polvo, tú quieres ir al baile? No tienes ni zapatos ni vestido, y así todavía quieres bailar! 


Ya que Cenicienta seguía insistiendo, la madrastra le dijo: -He esparcido una vasija de lentejas entre las cenizas para ti. Si las puedes recoger en dos horas, puedes ir con nosotras. 


La muchacha fue al patio y llamó: Palomas, palomitas, todos ustedes pajaritos que vuelan bajo el cielo, vengan y ayúdenme! 

“Las buenas a la olla 
las malas al fogón “

Dos palomitas blancas entraron por la ventana de la cocina, y las palomas torcazas, y las cuculís y todos los pajaritos del cielo entraron chillando y picoteando entre las cenizas. Movían sus cabezas y picaban, picaban, picaban. Todas las aves empezaron a picar, picar, picar. Pusieron todos las buenas lentejas en la olla. No se les escapó ni una. 

La muchacha llevó la olla donde la madrastra, y estaba feliz, pensando que ahora le permitirían ir al baile. Pero la madrastra dijo: -No Cenicienta, no tienes ropa, y no sabes bailar. Todos se van a reír de ti. 

Cenicienta empezó a llorar, y cuando la madrastra dijo: puedes ir si eres capaz de recoger dos tazones de lentejas de entre la ceniza para mí, en una hora.- La madrastra pensaba que Cenicienta nunca podría hacerlo. 


La muchacha fue otra vez al patio y llamó: Palomas, palomitas, todos ustedes pajaritos que vuelan bajo el cielo, vengan y ayúdenme!


“Las buenas a la olla 
las malas al fogón “

Dos palomitas blancas entraron por la ventana de la cocina, y las palomas torcazas, y las cuculís y todos los pajaritos del cielo entraron chillando y picoteando entre las cenizas. Movían sus cabezas y picaban, picaban, picaban. Todas las aves empezaron a picar, picar, picar. Pusieron todos las buenas lentejas en la olla. No se les escapó ni una. 

La muchacha llevó la olla donde la madrastra, y estaba feliz, pensando que ahora sí le permitirían ir al baile. Pero la madrastra dijo: 


- De ninguna manera. No vas con nosotras, porque no tienes vestidos y porque no sabes bailar. Nos llenarías de vergüenza! 


Al decir esto, le dio la espalda a Cenicienta y partió con las dos altaneras hermanastras al baile. 

En ese momento, cuando no había nadie más en la casa, Cenicienta fue hacia la tumba de su madre, bajo el gran avellano, y llamó:


“menéate, sacúdete 
arbolito de avellano 
dame oro dame plata 
meneate por mi “

Entonces la paloma le arrojó un vestido de oro y plata, y unos lindos zapatos de seda y plata. Rápidamente Cenicienta se puso el vestido y partió al baile. 

Sus hermanastras y la madrastra no la reconocieron. Pensaron que era una princesa extranjera, porque se veía tan bonita en su vestido dorado. Nunca se iban a imaginar que era Cenicienta, porque pensaban que ella estaba envuelta en el polvo de la casa, buscando lentejas entre la ceniza de la chimenea. 

El príncipe se le acercó, la tomó de la mano y bailó con ella. Después no quiso bailar con ninguna otra. Nunca le soltó la mano, y si alguien venía a pedirle a Cenicienta para bailar con ella, el contestaba: es mi pareja de baile. 

Bailaron hasta muy tarde, y Cenicienta quiso volver a casa.. Pero el príncipe le dijo: iré contigo, yo te acompañaré", porque quería ver donde vivía la linda chica. Sin embargo, ella se escabulló y se escondió en el palomar. El príncipe esperó hasta que llegó el padre, y le contó que la chica desconocida había saltado dentro del palomar. 

El viejo pensó, ¿se tratará de Cenicienta? 


Hizo que trajeran un hacha y derribó el palomar, pero no había nadie adentro. Cuando entraron a la casa, Cenicienta estaba echada en las cenizas, vestida con sus viejas ropas. Un lamparín ardía en la habitación. Cenicienta había saltado rápidamente del palomar y había corrido al avellano. Ahí se sacó el lindo vestido y lo dejó sobre la tumba, y las aves se lo llevaron otra vez. Se vistió con su camisón gris y regresó a sus cenizas en la cocina. 

Al día siguiente, cuando el baile empezó otra vez, y sus padres y hermanastras habían partido otra vez, Cenicienta fue al avellano y cantó:



“menéate, sacúdete 

arbolito de avellana 

dame oro dame plata 
meneáte por mí “

Y los pajaritos le tiraron un vestido todavía más bonito que el del día anterior. Cuando Cenicienta apareció en el baile con ese vestido, todo el mundo estaba impactado por su belleza. El príncipe había esperado a que ella viniera, e inmediatamente la tomó de la mano y bailó solamente con ella. Cuando otros venían a pedirle que bailara con ellos, él decía: ella es mi pareja de baile 

Cuando se hizo tarde, Cenicienta quiso irse. el príncipe la siguió, queriendo descubrir a qué casa se dirigía. Pero ella se escapó de él y entró al jardín detrás de la casa, donde había un hermoso árbol de peras. Ella trepó tan ágilmente como una ardilla entre las ramas, y el príncipe no supo adonde se había ido. Esperó hasta que vino el padre, y le dijo: la muchacha desconocida se escapó de mí, y creo que se ha trepado al peral 


El padre pensó, ¿se tratará de Cenicienta? 


Hizo que trajeran un hacha y derribó el árbol, pero no había nadie en él. Cuando entraron a la cocina, Cenicienta estaba echada en las cenizas, como de costumbre, ya que había saltado del otro lado del árbol y había corrido para devolver el vestido a la paloma en el avellano y vestirse nuevamente con su camisón gris. 

Al tercer día, cuando sus padres y hermanas de se habían ido, Cenicienta acudió otra vez a la tumba de su madre y le cantó al árbol:


“menéate, sacúdete 
arbolito de avellana 
dame oro dame plata 
meneáte por mí “

Esta vez la paloma le tiró un vestido que era todavía más bello y deslumbrante que cualquiera que hubiera tenido antes, y los zapatos eran de oro puro. Cuando llegó al baile con su vestido, todos se quedaron atónitos sin saber qué decir. El príncipe solamente bailó con ella, y cuando cualquiera se acercaba a pedirle un baile, él les decía: ella es mi pareja de baile. 

Cuando se hizo tarde, Cenicienta quiso irse, y el príncipe trató de acompañarla, pero ella se escapó tan rápidamente de él que no pudo seguirla. El príncipe, sin embargo, le había puesto una trampa. Había derramado resina por toda la escalera. Cuando ella bajó, dejó su zapato izquierdo pegado en un escalón. El príncipe lo recogió. Era pequeño y delicado, de oro puro. 

A la mañana siguiente, llevó el zapato donde el padre y le dijo: "Nadie será mi esposa, excepto aquella a la que le calce perfectamente este zapatito de oro". 

Las dos hermanas se pusieron contentas al escucharlo, porque tenían bonitos pies. Al lado de su madre, la hermana mayor se llevó el zapatito a su habitación para probárselo. No pudo meter su gran dedo gordo en él, ya que el zapato era muy chico para ella. Entonces la madre le dio un cuchillo y le dijo: "córtate el dedo gordo. Cuando seas reina no tendrás que caminar más". 

La chica se cortó el dedo gordo, metió su pie y se aguantó el dolor. Así, salió con el príncipe, que la montó a la grupa del su caballo como si fuera su novia. Sin embargo, mientras estaban pasando por la tumba, ahí, en el avellano, estaban dos palomas que cantaban:


“Oyelo oyelo bien 
hay sangre en su pie 
el zapato le aprieta 
la novia está chueca “

Entonces el le miró el pie y vio como la sangre estaba chorreando. Dio la vuelta a su caballo y trajo a la falsa novia a su casa otra vez, diciendo que no era la indicada, y que la otra hermana debía probarse el zapatito. Ella se fue a su cuarto y metió perfectamente los dedos en el zapato, pero no le entraba el talón porque lo tenía demasiado grande. 

Entonces la madre le dio el cuchillo y le dijo: "corta un poco de tu talón, cuando seas reina ya no tendrás que caminar". 


La chica se cortó un pedazo de talón, metió el pie al zapatito, se aguantó el dolor, y salió con el príncipe. El la montó a la grupa del caballo como si fuera su novia. Cuando pasaron bajo el avellano, las dos palomas sentadas, cantaron: 


“Oyelo oyelo bien 
hay sangre en su pie 
el zapato le aprieta 
la novia está chueca “

Entonces el le miró el pie y vio como la sangre estaba chorreando manchando sus medias blancas de rojo. dió la vuelta a su caballo y trajo a la falsa novia a su casa. 


Esta no es la indicada tampoco, dijo. NO tienes otra hija? 


No, dijo el padre. Solo hay una contrahecha y pequeña Cenicienta, hija de mi primera esposa, pero ella no creo que sea la novia. 

El príncipe le dijo que se la mandara, pero la madre respondió: "Oh no, ella está muy cochina. No la puede ver". 

Pero el príncipe insistió y tuvieron que llamar a Cenicienta. Ella primero se lavó las manos y la cara, y después fue y se inclinó frente al príncipe, quien le dio el zapatito de oro. Cenicienta se sentó en un banquito, se sacó sus pesados chanclos de madera y se puso el zapatito. Le quedaba perfecto. 

Cuando se paró, el príncipe la miró a los ojos y reconoció a la hermosa joven que había bailado con él. El gritó "ella es mi verdadera novia". 

La madrastra y las dos hermanas estaban horrorizadas y se pusieron pálidas de la ira. El príncipe no les hizo caso y montó a Cenicienta en la grupa de su caballo y partió con ella. Cuando pasaron bajo el avellano, las dos palomas blancas cantaron:


“Oyelo oyelo bien 
no hay sangre en su pie 
el zapato no aprieta 
la novia es perfecta “

Después de cantar esto, las dos palomas volaron y se posaron en los hombros de Cenicienta, una en el derecho, la otra en el izquierdo, y permanecieron ahí. 
Cuando se iba a celebrar la boda con el príncipe, las dos falsas hermanas llegaron, buscando congraciarse con Cenicienta y compartir su buena fortuna. Cuando la pareja nupcial entró a la iglesia, la hermana mayor caminaba a su lado derecho, y la menor a su lado izquierdo. Las palomas le sacaron un ojo a cada una de ellas. Más tarde, cuando la pareja salió de la iglesia, la mayor estaba al lado izquierdo, y la menor al derecho; entonces las palomas les picaron el otro ojo a cada una de ellas. Y así, por su maldad y falsía, las hermanastras fueron castigadas con la ceguera por el resto de sus vidas

Retroenlace

Blog Le Noble,  Desarrollos gastronómicos

Blog La cultura gastronómica en videos
Arvejas – Avellanas – Lentejas – Ollas y marmitas – Peras

Blog Citas culinarias

Avellanas - Ollas y marmitas
Blog Personajes relacionados con la cocina
Jacob Grimm 
Wilhelm Grimm


Video

5 jun. 2012

Caer para levantarse!!!, levantarse para caer!!!!



“Cave ne cadas “
Cuida de no caer



Página en construcción



Page under construction



Pages en construction



Seiten im Bau





Retroenlace

Blog Le Noble, Desarrollos gastronómicos



Video

30 may. 2012

Respetar y entender!!!, esa es la ley!!!!




Respetar y entender!!!!!

La madre tierra, el labor de las manos, el arte sano (Artesano), la cultura genuina,  pero sobre todo el origen de las cosas.

 Retroenlace


Blog Le Noble Desarrollos gastronómicos



Blog Citas culinarias

Blog La cultura gastronómica en videos

Blog Mitología y alimentos



Video

5 may. 2012

Ay!!! Argentina, Argentina, duele!!!!. País tartamudo, cada 4 años sucede lo mismo (Parte II)




Érase una vez una pequeña gallina, que escarbando en los alrededores de un granero, descubrió algunos granos de trigo. En vez de comérselos, como hubiera sido lógico, llamó a sus vecinos y les dijo:


Si plantamos este trigo, tendremos pan para comer, ¿quién me ayudará a plantarlo?

Yo no – dijo la vaca.
Yo no – dijo el pato.
Yo no – dijo el cerdo.
Yo no – dijo el burro.
Bueno, entonces lo haré yo sola – contestó la gallina.
Y gracias a sus cuidados, el trigo creció y maduró.

¿Quién me puede ayudar a cosechar el trigo? – pregunto la gallina.

Estoy dado de baja por accidente – dijo el pato.
Eso queda fuera de mi clasificación – dijo el cerdo.
Perdería mi antigüedad – dijo la vaca.
Me jugaría el subsidio de paro – dijo el burro.
Bueno, pues entonces lo haré yo sola – contestó la gallina.
Por fin llegó el momento de hacer pan.

¿Quién me ayudará a cocer el pan? – preguntó la gallina.

Serían horas extraordinarias, no puedo – dijo la vaca.
Perdería la Seguridad Social – dijo el pato.
Yo no estoy cualificado, nunca fui panadero – dijo el burro.
¡Ah, pues si voy a ayudar yo sólo eso es discriminación! – dijo el cerdo.
La gallina coció cinco panes. Al verlo sus vecinos querían participar en la comida. En realidad no es que querían, sino que exigían una parte. Entonces la gallina dijo:

No, no, esto es producto de MI trabajo. Puedo comerme poco a poco los cinco panes, ya que YO los hice.

¡ Beneficios excesivos ! – dijo el pato.
¡ Sanguijuela capitalista ! – dijo la vaca.
¡ Exijo igualdad de derechos ! – gritó el burro.
El cerdo se limitó a gruñir y conspirar.
Entonces los animales pintaron letreros de piquetes huelguistas con la palabra “Injusticia” y se manifestaron por toda la granja. Llegó el Delegado de la Autoridad y le dijo a la pequeña gallina:
No hay que ser avariciosa.
Pero yo con mi trabajo gané este pan, nadie me ayudó – argumentó la gallina.
Exactamente – señaló el Delegado – Ése es el maravilloso sistema de la libre empresa. Cualquiera de los que andan alrededor del granero puede ganar tanto como quiera. Pero según las normas gubernamentales, los trabajadores en activo deben repartir su producto con los que se hallan en paro.
La gallinita no tuvo más remedio, y repartió con sus vecinos. Y cuenta la leyenda que desde entonces todos vivieron felices. Pero los vecinos de la gallina se preguntaban por qué ésta nunca más volvió a sembrar trigo y hacer pan


Retroenlace

Blog Le Noble, Desarrollos gastronómicos

Blog La Cultura gastronómica en video

Burro - Cerdo - Gallina - Pan - Pato - Trigo - Vaca

Blog Citas culinarias

Burro - Cerdo - Gallina - Pan - Pato - Trigo - Vaca



Video

23 abr. 2012

Gran verdad!!!!, es así!!!!, hora de aprender a mirar, sino seríamos como las marmitas.



Gran verdad!!!!, es así!!!!, hora de aprender a mirar, sino seríamos como las marmitas.
La palabra marmita procede del francés antiguo marmite “hipócrita“, aplicable a este recipiente de cocción porque oculta su contenido


Retroenlace


Video